ç

El mundo y el cuerpo

17 marzo, 2021    /    Larousse Educación

Compartir

El pez león está acabando con el Caribe

Es territorial y normalmente es más activo por las noches, ya que durante el día prefiere mantenerse en los arrecifes.

Los peligros que representa esta especie en el Caribe es el considerable descenso de algunas especies, que produce el deterioro de los arrecifes de coral.

Se le llama así al pez león por su color rojizo; aunque algunos especímenes son café, con largas líneas blancas. Esta apariencia particular, que a muchos les parece majestuosa, guarda una amenaza para el ecosistema del Caribe mexicano, con secuelas que afectan incluso al turismo de la región, pues este animal venenoso –incluso biólogos marinos lo han descrito como agresivo – posee un apetito desmedido que lo vuelve capaz de devorar cualquier tipo de pez, dañando la cadena alimenticia.

¿Qué es una especie invasora?

Son animales, plantas u otros organismos que han sido introducidos por el ser humano fuera de su área de distribución natural. Aquello provoca alteraciones en los ecosistemas en los que son depositados, produciendo, por ejemplo, una abundancia inusual de especímenes. Otro efecto es el agotamiento de los recursos necesarios para la supervivencia de otras especies.

Características del pez león

Esto ocurrió con el pez león (Pterois antennata), de la familia de los Scorpaenidae o peces escorpión, que es originario del Indo-Pacífico, pero fue introducido aproximadamente treinta años atrás en las costas de Florida, EUA, y hoy representa uno de los principales problemas biológicos en gran parte de Océano Atlántico Oeste.

Su hábitat natural son los arrecifes de coral del Océano Índico, a una profundidad que va de los 10 hasta los 170 cm. Es territorial y normalmente es más activo por las noches, ya que durante el día prefiere mantenerse en los arrecifes. En su hábitat se alimenta de pequeños peces y algunos crustáceos, pero lo que lo vuelve una amenaza en otras aguas es la depredación de nuevas especies.

¿Cómo llegó a México?

El inicio de la invasión del pez león ocurrió en las aguas de Biscayne Bay, Florida: en 1992 un acuario muy cerca de la playa liberó algunos ejemplares debido a los destrozos que sufrió el establecimiento durante el huracán Andrew. Nadie hubiera creído que sería un problema, pero para el año 2000 ya la especie se había extendido hacia el norte de la costa este de EUA y Bermudas, y hoy el mar caribe sufre también una invasión de esta especie, especialmente en las Bahamas y en algunas zonas mexicanas, como la isla de Cozumel.

Otros lugares en donde ya pueden encontrarse poblaciones establecidas van desde Florida hasta Cabo Hatteras –también en Bermudas–, República Dominicana, Jamaica, Puerto Rico y México. En otras regiones del mundo también se sufren las consecuencias de su introducción, como en Colombia, que fue llevado por coleccionistas. También en el mar Mediterráneo, en el que probablemente era llevado en las cargas del lastre de los barcos provenientes del Indo-Pacífico.

Afectaciones al ecosistema y el turismo

Los peligros que representa esta especie en el Caribe es el considerable descenso de algunas especies, que produce el deterioro de los arrecifes de coral. Se reproducen aceleradamente y casi no tiene depredadores. Algunos serían las chernas y tiburones, sin embargo, la pesca ilegal y descontrolada ha provocado una caída en el número de ejemplares de aquéllos.

Aunque el humano no se escapa de su peligro, el turismo en ciertas zonas se ha visto afectado, pues la población del pez león se considera peligrosa para practicar buceo o snorkel. La picadura del pez puede no sólo ser extremadamente dolorosa, sino que también tiene un veneno que puede desencadenar una reacción alérgica, que si no se trata lo más pronto posible, puede causar parálisis respiratoria o convulsiones.

Medidas contra el pez león

En México, las autoridades han estado en alerta desde el 2013; la zona donde se perciba la presencia de esta especie debe manterse vigilada, sólo así se puede cuidar a los turistas para evitarles picaduras. Por otro lado, tanto la industria restaurantera como pesquera han tomado acciones para introducirlo al consumo humano, creando recetas que exalten su cualidades gastronómicas; sin embargo, no se ha tenido tanta suerte, ya que no es fácil de capturar y muchos comensales rechazan su fuerte sabor.

Ahora que sabes esta información tendrás cuidado al meterte al mar del Caribe y si lo ves avisa a las autoridades. Además de las estrategias mencionadas ¿de qué otra forma se podría controlar y reducir el número de especímenes de pez león? ¡Escríbenos en los comentarios!

Te puede interesar

Deja un comentario

NEWSLETTER

Suscríbete y recibe información exclusiva sobre nuestras novedades editoriales, promociones, descuentos y más beneficios.

LogoFooter

Política de privacidad © 2021 Larousse. Todos los derechos reservados