ç

Artes y entretenimiento

28 octubre, 2021    /    Larousse Educación

Compartir

El rojo sangre, un color creado en México

Esta tintura dio la vuelta al mundo desde el altiplano central mexicano.

El rojo sangre, un color creado en México

Hoy es común encontrar cosméticos, ropa y hasta pintura para casas con el color rojo, un tono tan intenso que parece sangre. ¿Pero sabías que fue en México de donde nació este único color? ¡Sí, proviene de un insecto llamado grana cochinilla! Aquí te contamos cómo este tono mexicano llegó a ser tan popular.

La grana cochinilla en la época prehispánica y la Conquista

La grana de la cochinilla o cochinilla del carmín es un insecto parásito del nopal que se da en abundancia en el estado de Oaxaca; aunque en la época prehispánica no sólo los zapotecos lo producían sino también los mexicas y mixtecos. El colorante –que los mexicas solían conocerlo como nocheztli (sangre de tuna)– se obtiene del ácido cármico extraído del cuerpo disecado de la cochinilla hembra. Su uso fue muy extendido antes de la Conquista, está presente en infinidad de símbolos sagrados, y fue por eso que muchas culturas, como los mixtecos desarrollaron un hábito en la crianza de este insecto; incluso, sus avances en les permitió aplicarlos en diversos textiles.

Pasada la conquista de los españoles se favoreció el intercambio tanto comercial como cultural. Fue tanta la belleza de la grana que atrajo la atención del rey Carlos V y pidió a Hernán Cortés que le enviara más información sobre este insecto. El comercio de la cochinilla se extendió por toda Europa, colocándolo, después de los metales, entre las grandes exportaciones al viejo mundo. Asimismo, este color hizo que teñir el vestuario o muebles fuera un privilegio que sólo podrían adquirir la nobleza, el clero y los altos mandos civiles.

Un rojo mexicano en la pintura europea

Se volvió tan deseado que cautivó a pintores de gran renombre durante los siguientes siglos. Podemos verlo en cuadros de Van Gogh, quien fue uno de los artistas en recurrir más al uso de la cochinilla, quizá uno de las obras en el que más resalta es “La recámara de Van Gogh en Arles” (1888); otros artistas que también lo utilizaron fueron Diego Velázquez en “Las meninas” (1656), Tiziano y hasta Renoir.

En la actualidad la grana de la cochinilla todavía es muy apreciada por maestros en la cocina, en el arte del textil como huipiles, sarapes y rebozos; en los cosméticos como el lápiz labial o en la producción de bebidas y alimentos.

Ahora cada que veas este color recuerda que es el oro rojo de México, un país reconocido por la crianza de este insecto y la tradición milenaria que encierra.

Te puede interesar

Deja un comentario

NEWSLETTER

Suscríbete y recibe información exclusiva sobre nuestras novedades editoriales, promociones, descuentos y más beneficios.

LogoFooter

Política de privacidad © 2021 Larousse. Todos los derechos reservados