ç

El mundo y el cuerpo

28 mayo, 2021    /    Larousse Educación

Compartir

¿Qué es el polvo que vemos en nuestro cuarto?

La respuesta es fácil y sencilla aunque tal vez no te agrade del todo saber el origen de este polvo indetenible.

¿Qué es el polvo que vemos en nuestro cuarto?

El polvo que vemos en las mañanas no es otra cosa más que nuestras células muertas de la piel. Esto se debe a un proceso regenerativo que actúa constantemente en nuestro cuerpo. Al desprenderse las células (y en conjunto con otras partículas del ambiente) se convierten en polvo. Pero ¿por qué sucede todo eso?, ¿en qué nos beneficia?

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y sirve para protegernos de agentes externos, de los rayos UV, de la contaminación y bacterias. Está compuesta por tres capas: la epidermis, dermis y la hipodermis. Cada una de esas capas tiene distintas tareas, tales como ayudar a regenerar tejidos, dar color a nuestra piel, humectarla y mantenerla a temperatura. Con el paso de los años se va ralentizando y va provocando que haya arrugas y la pigmentación sea menor.

Las partes de la piel

La epidermis es la capa superior de la piel la que nos protege de factores externos, está compuesta por queratinocitos que nos defienden de factores ambientales como la contaminación y el polvo. También forman una barrera de hidratación que previene la pérdida excesiva de humedad. En las capas inferiores de la piel las células más viejas se van moviendo para dar paso a la nueva piel, este proceso es cíclico y no se detiene nunca.

La dermis es la capa gruesa que se encarga del control de la temperatura corporal y representa la siguiente línea de protección, por ejemplo, contra traumatismos. Se compone por folículos pilosos y glándulas sebáceas, también le da elasticidad a través de la fibra de proteína del colágeno. Las células de esta capa alcanzan una etapa de maduración y se mueven hacia la epidermis para formar parte de ella.

La hipodermis –también llamada tejido subcutáneo– es la capa más baja del sistema integumentario (cobertura natural de un organismo u órgano como la piel), y a diferencia de la dermis no se deriva de la dermatoma (área de la piel inervada por un solo nervio raquídeo y ganglio espinal). La hipodermis, en general, funciona para almacenar grasa.

Según los estudios dermatológicos, nuestra piel está en constante cambio y todos los días debe producir nuevas células que reemplacen la piel vieja.  Como se menciona en cada etapa, las células se mueven de abajo hacia arriba. Y una vez que envejecen en la epidermis, muere la célula.

¿Qué ocurre con ella? Pueden pasar dos cosas: que sea alimento de los tan famosos ácaros demodex que viven en ¡todo tu cuerpo! Pueden causar asco, pero la realidad es que todo el tiempo limpian nuestra piel y también devoran aquellas células que se quedan en las almohadas o en los cojines de tu sillón.

Otra posibilidad es que la piel muerta forme una capa sobre la piel nueva y ésta luzca opaca y sebosa. Por eso es importante la exfoliación cada tanto tiempo y tener una muy buena rutina de limpieza durante el baño.

Si quieres conocer más del tema o no entiendes por qué si la piel se regenera todos los días, tienes manchas o alguna otra reacción en la piel, visita a un dermatólogo. Mientras tanto, abre bien las ventas y sacude toda esa piel de tus muebles.

Te puede interesar

Deja un comentario

NEWSLETTER

Suscríbete y recibe información exclusiva sobre nuestras novedades editoriales, promociones, descuentos y más beneficios.

LogoFooter

Política de privacidad © 2021 Larousse. Todos los derechos reservados