ç

El mundo y el cuerpo

19 marzo, 2021    /    Larousse Educación

Compartir

¿Se puede crear agua potable?

El agua es un compuesto que se forma a partir de la unión de oxígeno e hidrógeno, su fórmula molecular es H2O y es una molécula muy estable.

Para que realmente se dé una reacción química y podamos crear una molécula de agua, necesitamos producir una fuente súbita de energía.

El problema es que el hidrógeno es altamente inflamable y el oxígeno alimentaría la combustión, por lo que provocaríamos una explosión en vez de crear agua y, dependiendo del tamaño del experimento, esta detonación podría ser mortal.

La respuesta es sí, pero, aunque sea posible no quiere decir que sea fácil, pues la creación de este líquido vital es muy arriesgado y peligroso. Te preguntarás cuál es el proceso para crear agua de la nada, pero para explicarlo primero hay que entender qué es.

¿Qué es el agua?

El agua es un compuesto que se forma a partir de la unión de oxígeno e hidrógeno, su fórmula molecular es H2O y es una molécula muy estable. Cabe mencionar que ha existido desde los inicios de la Tierra. Hoy representa el 71% de la superficie de nuestro planeta y la puedes encontrar en sus tres estados: líquido, gaseoso y sólido.

Recordando tus clases de química, el agua (H2O) está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, una estructura bastante simple, pero que en realidad es muy difícil y riesgosa de reproducir artificialmente.

El hidrógeno es un elemento químico muy simple, formado solamente por un protón y un electrón, siendo el más abundante del universo; y es, en condiciones normales de presión y temperatura, incoloro, inodoro, no tóxico y muy inflamable, con un punto de ebullición de -252.77º centígrados y un punto de fusión de -259. 2º.

Por otro lado, el oxígeno es un químico de número atómico 8.  Forma parte de los antígenos en la tabla periódica, es un elemento no metálico y altamente reactivo que forma compuestos, especialmente óxidos con la mayoría de elementos.

La dificultad de crearla

Pero he aquí lo complicado, pues no basta con sólo colocar los átomos de hidrógeno y oxígeno juntos en un espacio muy pequeño porque aún tendríamos átomos individuales. Para que realmente se dé una reacción química y podamos crear una molécula de agua, necesitamos producir una fuente súbita de energía. Es decir que, con tan sólo una chispa, obtendríamos agua.

El problema, como ya mencionamos, es que el hidrógeno es altamente inflamable y el oxígeno alimentaría la combustión, por lo que provocaríamos una explosión en vez de crear agua y, dependiendo del tamaño del experimento, esta detonación podría ser mortal.

Todo esto tal vez te suene parecido. ¡Sí!, ya lo has visto en la película de The Martian, en la que el actor Matt Damon da vida a un astronauta que queda atrapado en Marte, quien, tras diversos intentos de formar agua para sobrevivir, ocasiona varias explosiones hasta lograr estabilizar el oxígeno y el hidrógeno.

Entonces podemos preguntarnos, ¿es la sintetización artificial una opción a largo plazo? Por el momento, no. Los científicos no cuentan aún con un proceso eficiente y seguro para crear agua sin provocar bajas en el intento. Por lo que la única manera de tenerla es evitar su desperdicio, no contaminándola y tratando las aguas residuales.

Te puede interesar

Deja un comentario

NEWSLETTER

Suscríbete y recibe información exclusiva sobre nuestras novedades editoriales, promociones, descuentos y más beneficios.

LogoFooter

Política de privacidad © 2021 Larousse. Todos los derechos reservados